Nimona

 ðŸ’¥ ðŸ’¥

Surgida originalmente como un comic web (una historieta publicada en la red), llega ahora la versión impresa de Nimona, extraordinaria novela gráfica capaz de fascinar a jóvenes y adultos por igual. Un libro que ha lanzado al estrellato a su jovencísima autora, Noelle Stevenson. Esta obra combina aventura, acción y humor en un contexto donde cabe lo mismo la fantasía heroica que la ciencia ficción. Todo ello desde una perspectiva rabiosamente contemporánea. Nimona es una joven deslenguada y bravucona, con la habilidad de cambiar de forma a voluntad. Sin pensárselo dos veces, la chica decide convertirse en ayudante del Señor Trabuco Negroni, un villano con un oscurísimo pasado. Ambos personajes vivirán una aventura que sorprenderá a los lectores por sus inesperados giros argumentales.


Nimona se inició como un webcomic, y fue luego transformado en la novela gráfica que tuve el gusto de leer. Al principio, como quien no quiere la cosa, yo estaba mentalizada en que iba a encontrarme con una historia infantil que había gustado a muchos bloggeros ya, por lo que mis expectativas esperaban algo deslumbrante. Arranqué la lectura en el ómnibus, pensando que me iba a llevar varios días terminarla, pero antes de bajarme en mi casa, ya había leído todo. Así que muchas gracias a la Editorial Océano por mi ejemplar.

La historia nos introduce con rapidez en un mundo de fantasía de dragones y magia, pero, a diferencia de las historias clásicas, con el primer personaje que vamos a familiarizarnos (por ser de los principales) y hasta empatizar es el antagonista Sir Trabuco Negroni, quien tiene deseos de venganza en contra del Reino (algo así como el gobierno), y con él, el Instituto de Justicia y Heroísmo, dirigido por la verdadera villana de la historia, la directora. Nimona, una niña y además la otra antagonista se presenta en casa de Trabuco Negroni para convencerlo de que la deje ser su secuaz y así poder cumplir su sueño de ser villana. Le muestra
su poder: Nimona es una cambiaformas, de tiburón a dragón a hormiga y vuelta a ser una chica otra vez, todas las combinaciones posibles. Lo admira, y se siente honrada de que la deje participar de sus planes para corroer desde abajo al Reino. Las dos personalidades de los personajes chocan constantemente porque, a pesar de que Trabuco Negroni es un villano (y el más famoso) tiene líneas las cuales no sobrepasa: matar sin razón. Por otro lado, Nimona es puro caos y sangre y desfachatez. Crean un dúo muy pintoresco y juntos idean un plan para volver al pueblo en contra de la autoridad y así dar su golpe de venganza. Sir Ambrosio Pieldorada, antes amigo, pero en la actualidad del cómic, archimegaenemigo de Trabuco, no deja de hacer apariciones cumpliendo con su trabajo para el Instituto de Justicia y Heroísmo y pronto cualquier lector puede adivinar sus verdaderas intenciones: no quiere lastimar a Trabuco ni a Nimona, pero es su deber eliminarlos. Los planes de Nimona y Trabuco se llevan a cabo con caos, aporte de Nimona, y mucho humor. Si hay algo en lo que Noelle Stevenson no escatimó, fue en las escenas humorísticas en medio de la tensión de la pelea. Durante toda la historia, hay extremos: el de la acción, y la de la calma antes y después de la acción, donde planean y discuten el próximo paso. 


Respecto a los personajes, al principio no podía soportar a Nimona. En comparación con Trabuco, todo el tiempo estaba haciendo comentarios que me sacaban del clima de la historia. Hacia el final aprendí a quererla, claramente, pero no fue fácil. Las revelaciones sobre su pasado me fascinaron y la perdoné por todo lo anterior. Y sir Pieldorada y Negroni: son geniales. Protagonistas antagonistas con pasados complejos que tienen consecuencias en el presente. F A N.


La búsqueda de venganza que en un principio encabeza la trama se difumina en cierto punto porque el pasado vuelve a resurgir y las historias de todos los personajes se revierten. ¿Quién va a ser el villano en realidad? 
Me gustaría hacer hincapié en el desarrollo de la trama, en principio inocente, pero luego profunda y crítica. Podrán preguntarse qué hay de crítico en una historia de villanos, dragones y venganza, pero la figura del Reino y del Instituto de Justicia y Heroísmo es en sí misma frágil y su imagen del poder es burlada: gracias al humor, en su mayoría, pero también gracias a los propios descubrimientos de los personajes que van a la par de los nuestros. Por lo demás, es una historia divertida. Al principio, antes de leerla, pensé que haría mi recomendación para un público joven, con la esperanza de que disfrutaran más de la historia. Ahora, me retracto, y digo que es una buena idea de lectura para cualquiera que quiera pasar un rato tranquilo leyendo algo para nada pesado y con un ácido sentido del humor.


En conclusión, Nimona es una novela gráfica divertida, subversiva por momentos, que seguro va a hacer reír a más de uno y se van a pasar un buen momento leyéndola. No es una lectura memorable, pero la disfruté. Sus personajes están bien delineados y todos son bien diferentes entre sí, lo cual hace la historia rica en variedad. Y Nimona como la mujer independiente y ruda de la historia es fantástica. Nada de princesas, no.





Redes de la Editorial Océano para que chusmeen todos los títulos:


Comentarios

  1. Hola, bonita. Me encanta que Nimona te haya llegado de esa manera. Yo también disfruté muchísimo de su lectura y me dejó más de lo que imaginaba en primer lugar.
    Un besote, preciosa reseña!

    ResponderEliminar
  2. Tengo suuuuper pendiente esta novela gráfica, pero estoy segura que cuando la lea, la voy a amar.

    ResponderEliminar
  3. Hola Tami! Sabés que me gustó mucho Nimona porque ya lo hablamos. Esa "Cambiaformas" es distinta a los personajes que leemos por ahí en lit. juvenil. Tenés mucha razón en cuanto a la crítica y como se desdibujan los estereotipos del bueno y el malo.
    Haber compartido lectura y comentarios con Joaco me fascinó, así que ahora tiene un valor sentimental más que nada.
    Besos.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas más populares de este blog

Cadáver exquisito de Agustina Bazterrica

Popcorn time con "La casa de papel"

Un cuarto propio de Virginia Woolf