martes, 16 de octubre de 2018

Un café con "La subversión de la lluvia"

Reseña "La subversión de la lluvia"

Título: La subversión de la lluvia

Autor: Martín Lasalt.

Editorial: Fin de siglo.

Género: Narrativo.

Subgénero: Novela.

En la contratapa: En el prólogo de La entrada al paraíso, ópera prima con la que Martín Lasalt ganó el premio Narradores de la Banda Oriental en 2015, Tomás de Mattos lo definió como «un autor maduro que trasunta un dominio cabal del oficio narrativo». Luego de la publicación de Pichis, su segundo libro en menos de un año, Lasalt obtuvo el Premio Bartolomé Hidalgo Revelación.

Su voz contundente y profundamente original se abrió paso así en las letras uruguayas. Pero Martín Lasalt nunca se sentirá cómodo quedándose en un solo lugar. Lo suyo es cambiar, avanzar, experimentar. Con La subversión de la lluvia se coloca en un espacio completamente nuevo: el de la ficción distópica. Debajo de la crónica febril de un plan alocado para volar un acueducto y exponer la perversión de una compañía multinacional, late, como en sus libros anteriores, un relato conmovedor sobre los desclasados, los olvidados, los perdedores.

«Lasalt es capaz de plasmar en tres páginas escenas de una intensidad superlativa y de honda significación, cosa que no se veía desde hace tiempo en la literatura nacional». Andrés Ricciardulli sobre La entrada al paraíso.

«La destreza de Lasalt es amplia: construye cada escena con paciencia y agilidad, es claro y sorprendente en la narración de secuencias y en el retrato de sus personajes, puede ir del realismo más sucio a la fantasía más desbocada y […] abarcar un amplio registro emocional: puede ser gracioso y triste, grave y leve». Daniel Mella sobre Pichis.





Antes que nada, ¡agradecer a Fin de siglo por mi ejemplar!
Al final del post tienen sus redes para adquirir el libro

La subversión de la lluvia fue un libro que llegó a mi de manera sorpresiva junto con mi colaboración con la editorial Fin de Siglo. Al principio, me propuse leerlo al final de los otros tres porque no lo había solicitado y no sabía de que trataba la historia. Pero, después de leer la primera página, ya no lo pude soltar. Nos encontramos ante una distopía. En primer lugar, esto me sorprendió. Una distopía escrita por un uruguayo para mi promete muchísimo, en especial por ser un género no tan transitado para mi.

Javier Sepúveda es, básicamente, un desgraciado. Tiene trabajo pero este trabajo lo fastidia, se divorció, su hijo no le habla, no tiene amigos. Está solo en el mundo. Lo único que le queda es su idea de cambiar el mundo. O su pequeño mundo en el que está siento absorbido todos los días. En este libro, el agua está privatizada por una empresa para la que trabaja Sepúveda, y el la quiere hacer volar. Boom, como dice McGonagall. Quiere explotar el aqueducto en venganza de que los estén
robando. Lasalt, el autor, crea para el momento en el que Sepúveda se obsesiona con el plan de explotar la empresa, una realidad gris, miserable y me atrevería a decir que en un estilo muy onettiano. Javier reúne a un equipo para llevar adelante su plan, plan con el que se obsesiona, plan por el que deja cualquier cosa que formaba hasta entonces parte de su vida, en un segundo plano. Se reúnen, y la idea del boom al aqueducto comienza a tener menos importancia cuando estas reuniones se transforman en un punto de encuentro humano dentro de el mundo frío y hostil que había antes.
El día en el que iban a llevar a cabo la operación, hay algo que no sale bien. Y acá es donde Sepúveda va a estar en una carrera contra nadie en particular más que, en principio, su propia consciencia, explotando las miserias de la vida humana, del amor, de la familia, llevando los límites morales hasta el borde de lo absurdo.

El libro comienza con un adelanto de lo que va a suceder en el último capítulo. Si leyeron "La chica del tren" entenderán a lo que me refiero. En la primera página tendremos el final servido. Se preguntarán, si ya me dijeron el final, ¿para qué voy a seguir leyendo?. Les respondo: en este libro, el final no importa demasiado. Lo que hay que resaltar, es la historia que tuvo que pasar hasta llegar a este final. No les voy a mentir. Esto de que me pongan el final en la primera página no me hace mucha gracia. Pero, también debo decir que en este libro me pareció muy acertado. La prosa de Lasalt es muy particular. Construye muy muy bien el entorno de los personajes, los personajes y las imágenes que utiliza para transmitir la historia son muy visuales, muy cinematográficas. Encontré en él algo de ese gris (no gris muerto, gris bien vivo, lleno de cosas que decir, pero aún así miserable) que encuentro en los relatos de Onetti. Juan Carlos, si me lees, quiero que sepas que esto no es una comparación, ni se le asemeja. La primera página me pareció SUBLIME. El nivel de la narrativa en este punto inicial me dejó con las expectativas por las nubes creyendo que me iba a encontrar con la novela uruguaya de mi año. Sin embargo, esa prosa que me cegó de fascinación al principio no volví a encontrarla en toda la novela. Si bien algunos párrafos los tengo marcados con post-it y me parecieron realmente buenos, lo que sentí en la primera página no volvió a resurgir.

Los personajes me parecieron terriblemente humanos, con características bien marcadas. Algunos de ellos, de esos que aparecen de la mitad hacia adelante, tienen personalidades entrañables y encantadoras, pero retorcidas y extrañas. A la mitad de la novela todo toma un tono un poco más surrealista y eso hizo para mi que la trama se me difuminara un poco. Por lo demás y en conclusión, "La subversión de la lluvia" me gustó bastante. No esperaba demasiado del libro y superó las bajas expectativas. La narrativa de Martin Lasalt me pareció muy muy linda y pienso seguir leyéndolo en un futuro.

Algunas de mis partes favoritas

"Pensaba en las miradas y sacaba fuerzas en cualquier momento"

"Este Sepúveda haría daño sin conseguir nada bueno, y él haría caso, lo acompañaría, lo ayudaría en todo, porque él también quería hacer daño, por amor al daño y a la belleza de la destrucción. Sepúveda se le parecía"
"Así se sentían los sueños cumplidos: ceniza por todos lados, mucho sudor, un dolor entero en el cuerpo, y el corazón, que latía con fuerza, más vivo que nunca"


"Lo que importa de las palabras es el uso que se les da (...) no son buenas ni malas, eso depende de para qué se empleen"

 ¿Lo leyeron? ¿Piensan leerlo? ¿En qué libro andan ahora?




 
 
 
 
 


Para adquirir el libro, les dejo las redes de la editorial Fin de Siglo, así podrán ver su catalogo completo y contactarlos.
 Twitter: @Findesiglo1

6 comentarios:

  1. Tiene muy buena pinta!! Y me encantan los gifs en blanco y negro que pusiste jeje

    ResponderEliminar
  2. ¡Hola Tami! El libro me llamó un montón la atención. Probablemente no lo hubiera elegido por la portada (mal yo, lo sé) pero con tu reseña me diste ganas de leerlo.

    Saludos!

    ResponderEliminar
  3. Este blog ha sido eliminado por un administrador de blog.

    ResponderEliminar
  4. Distopía uruguaya? Quiero, ya solo por eso jajaja. Me encanta además cómo lo describís. Y me da curiosidad lo de que adelante el final. Así que, quizás, eventualmente, lo lea.

    Un besote ♥

    ResponderEliminar

Entrada destacada

Un café con "La subversión de la lluvia"

Reseña "La subversión de la lluvia" Título:   La subversión de la lluvia Autor: Martín Lasalt. Editorial: Fin de si...

Popular